Adivinar un Fallecimiento

Un método de adivinación del futuro, con velas, se practicaba por los judios diez días antes del momento de la expiación. Solía decirse que el destino de un hombre estaba escrito en los cielos.

Se enciende una vela en un lugar resguardado y, si se consume en su totalidad, significa que la persona por lo menos vivirá un año, pero si la vela se apaga prematuramente, la persona no llegaría a vivir más de un año.

A menudo se enciende una vela durante una semana entera en la habitación de la persona fallecida para ayudarle a subir al cielo.