• PUBLICIDAD

Lanzamiento de objetos

Mientras que la adivinación con la bola de cristal abre las facultades mentales de quien lo hace, las técnicas basadas en el lanzamiento de objetos se basan en reglas de interpretación preestablecidas.

Las técnicas de lanzamiento de objetos pueden adoptar tres formas fundamentales. En los métodos más sencillos, los objetos lanzados no tienen un significado propio. A menudo se trata de un planteamiento de cara o cruz como en las monedas, dependiendo del resultado, en este caso, de si las conchas o las nueces usadas, por ejemplo, caen de un lado u otro. Las distintas combinaciones proporcionan la respuesta a la pregunta en cuestión. El sistema africano del Ifa, el Chino I Ching y algunos tipos de geomancias pertenecen a esta categoría.

En el segundo tipo de lanzamiento, cada objeto tiene un conjunto identificable y específico de significados. La manera en que cada objeto cae en el tablero o en el suelo en relación a los demás crea un dibujo en el cual las energías de cada objeto están conectadas entre sí, determinando así la respuesta final. La Runas y el sistema celta del Coelbran están basados en este método. Igualmente el oráculo de los huesos en África del Sur utiliza toda una serie de objetos cuya disposición en el suelo determina una respuesta ya preestablecida.

El tercer método incluye una cuadrícula o mapa sobre el que se lanzan los objetos. Cada parte de la cuadrícula tiene un significado especial. La posición del objeto lanzado puede ser interpretada según la zona en la que ha caído o según el significado dado a cada objeto combinado con la zona del tablero donde cae. En el arte de la geomancia, lo importante no sólo es el número de marcas o la dispersión de las piedras, sino que el lugar en el que caen en una cuadrícula es el elemento clave. El uso de un tablero especialmente designado para el efecto, permite dar una interpretación concreta a cada posición sobre la tabla.

Que la Sabiduría del Tarot, Ilumine tu Destino!

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD