• PUBLICIDAD

La Energía de los Cristales

La humanidad usa los cristales y minerales desde hace milenios y hoy éstos siguen formando parte de nuestras vidas. Los encontramos en la maquinaría compleja, fabricas, satélites y para fabricar colorantes, pinturas y fármacos.

Los Cristales son las formas más estables de materia en el universo. Habiendo crecido en sus formas sólidas ideales, poseen la energía que deriva de su ordenación esencial. Con una disposición atómica amplia, los cristales son muy resistentes a las energías exteriores. Por ejemplo, cuando su estructura se encuentra comprimida, muchos cristales emitirán el exceso de energía resultante en forma de luz o carga eléctrica. Por el contrario, si una corriente eléctrica pasa por un cristal, éste contestará expandiéndose superficialmente para acomodar la entrada de energía extra.

Una corriente alternativa creará un ritmo regular en la estructura de un cristal de cuarzo. Esta energía ha sido utilizada para sustituir el mecanismo del reloj a pesar de que, hoy en día, el cuarzo usado es artificial.

La estructura enrejada del cristal determina cuánta luz va a pasar a través o entre sus átomos. Algunos minerales, como el cuarzo, por ejemplo, permiten que los rayos de luz pasen casi sin alterarse, a pesar de que reduzcan ligeramente su velocidad. Otros cristales dividen la luz en diferentes rayos, creando un efecto polarizado. La turmalina por ejemplo, presenta diferentes colores dependiendo del ángulo desde el que se mire. La calcita, refracta la luz de sus superficies para crear una imagen doble, llamada doble refracción.

El comportamiento de la luz cuando cruza un enrejado de cristal, frecuentemente, produce los colores de cristales que conocemos. Con cristales transparentes o translúcidos, la coloración intensa resultante crea una energía muy particular en el ambiente, tanto en una habitación como en un aura.

Los cristales son la materia sólida más ordenada y, también, la más simple del universo. Ordenación y simplicidad en cualquier forma siempre lleva a las energías caóticas a un especial estado de orden, este fenómeno conocido como el principio de la resonancia. Los cristales pueden ser vistos como resonadores de la energía natural. Aunque no hay evidencias de que el cristal situado en el campo energético del cuerpo humano cambie el estado del cristal o del cuerpo, algunos curanderos que usan cristales creen que el dinamismo del cuerpo reconoce la simplicidad ordenadora de los cristales.

De acuerdo con esta perspectiva, el cristal actúa como un modelo contra el cuál las funciones auto-reguladoras del cuerpo pueden funcionar más eficientemente, estimulando un movimiento en dirección a la salud o claridad de la percepción.

Los sistemas de energía humanos más cambiantes y volátiles son los procesos de  las emociones y de los pensamientos. Las personas sensibles pueden presentir estas energías como un gran movimiento de colores que rodea el cuerpo, como constantes cambios del estado del tiempo. En las emociones es donde se producen el estrés, y los desequilibrios, y a la larga, las funciones del cuerpo se ven perturbadas. Como resonadores coherentes, los cristales pueden ser herramientas muy eficientes para solucionar el estrés emocional y devolver la calma a las personas más ansiosas.

Que la Sabiduría del Tarot, Ilumine tu Destino!

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD