• PUBLICIDAD

Karma

Vamos a intentar ver el procedimiento de cómo se llega a ser un alma desencarnada que forma parte de la energía de Dios. Todos somos hijos de Dios, sólo que una parte de ellos están encarnados y otros desencarnados.

Los que estamos encarnados es porque debemos cumplir con nuestro Karma y se nos ha dado la posibilidad de venir a esta vida para aprender la lección que nos ha quedado pendiente.

Estamos en este mundo para ir a la escuela y hasta que no hayamos aprobado todas las asignaturas de la vida que puede ser para unos el amor, para otros la envidia, la codicia, la enfermedad… no podremos permanecer al lado de la energía de Dios directamente como almas desencarnadas.

El  Karma es una manifestación de la ley cósmica de causa y efecto, administrada por las propias almas, recoge lo que has sembrado. De todas formas, no estamos solos, aunque algunos así lo piensen. Si les ocurre eso, es porque no saben escuchar en su interior.

Tomate tu tiempo para escuchar dentro de ti y te darás cuenta de que no estás sola. El camino hacia la comprensión de la realidad del mundo exterior es comprender la “realidad” del mundo interior. La felicidad está dentro de ti y no la encontrarás en ninguna otra parte.

Hay algo que es la Ley del Universo. La primera Ley del Universo es la Libertad del Ser Humano. Nosotros venimos a la vida a cumplir con nuestro destino, somos totalmente libres, eso significa que sólo de nosotros depende que se cumpla o no.

Al nacer nos olvidamos por completo de nuestras vidas anteriores y de nuestro Destino actual, y en nuestras manos esta cumplir lo que hemos venido a hacer en nuestra misión, por ello, algunos tienen una vida fácil y otros una vida más difícil. Esto no es buena o mala suerte.

Igual que la naturaleza, el ecosistema, los animales, todo está perfectamente coordinado y todo tiene sentido. Los árboles no están aquí por casualidad, los ríos, el mar, todo tiene su razón de ser.

Aunque es más cómodo creer en la casualidad, somos hijos de un Todo, por lo tanto todo debe tener su sentido, el nacimiento, la permanencia en la vida y la muerte.

Es absurdo pensar que somos Obra de la casualidad cuando nos han dado un organismo tan perfecto, donde todo va sincronizado y todo tiene su misión.

Nunca podrás avanzar espiritualmente si no  das una oportunidad a tu espíritu para sentirlo dentro de ti, pero para ello has de creer, tener fe y paciencia.

Que la Sabiduría del Tarot, Ilumine tu Destino!

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD