Según la forma de ver el mundo de los primeros hombres, todas las cosas tienen un espíritu y todo esta vivo. Lo que la mayoría de nosotros percibe de los acontecimientos del mundo es sólo una indicación externa y visible de una realidad que existe dentro de un mundo espiritual más amplio. Por esto, si uno puede aprender a hacer las preguntas adecuadas a los espíritus de la manera adecuada, porque no iban a contestarnos?

Los principios de todos los oráculos y de toda adivinación se derivan de la forma ancestral de ver el mundo de nuestros antepasados, que observaron que todas las cosas y todos los acontecimientos formaban una tupida red de interacción. Para las personas en casi todos los tiempos, esta red era imposible de comprender. Pero en algunas épocas especiales, y para algunas personas con capacidad de estar entre dos mundos y entrar dentro de ella, es posible ver cómo se entrelazan los hilos de esa red.

En un estudio de lo inconsciente, el psicólogo Carl Jung profundiza en la idea de una red universal, así como en la coincidencia de acontecimientos simultáneos significativos sin ninguna relación aparente entre sí. La investigación actual también ha sacado a la luz algunos aspectos de la teoría de la red universal como en el fenómeno conocido como “el mono número cien”. Este fenómeno se produce cuando algunas personas dentro de una especie, uno de cada cien, consiguen aprender algo nuevo.

Una vez que este porcentaje de individuos ha aprendido la nueva información, parece que ésta se transmite automáticamente a toda la población. De igual modo, los físicos y matemáticos han descubierto la teoría del caos, que demuestra que acontecimientos aparentemente casuales revelan una complejidad infinita de esquemas preestablecidos.

La mente interior, también conocida como inconsciente, o esa parte nuestra que no se manifiesta en el flujo de pensamientos habituales de la conciencia, es capaz, a un nivel intuitivo, de acceder a este tipo de esquemas o modelos subyacentes.

Pero a este nivel de la conciencia, no existe el pensamiento lineal, por ello los mensajes son enviados de otro modo. Nuestra mente inconsciente habla a nuestra mente consciente haciendo que nos fijemos en acontecimientos aparentemente insignificantes, o estableciendo conexiones, asociaciones o vínculos simbólicos.

Estas conexiones, asociaciones o vínculos simbólicos pueden revelar modelos o esquemas subyacentes que tal vez lleguen a condicionar acontecimientos futuros que se materializarán en nuestra mente consciente.

Que la Sabiduría del Tarot, Ilumine tu Destino!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies