• PUBLICIDAD

Hechizo de la Abundancia

Aunque puede parecer que depende de factores externos, la abundancia se crea en el interior y a niveles sutiles de pensamiento y sentimiento. La falta de satisfacción, el vacío interior y el sentimiento de pobreza, son síntomas de separación y aislamiento de las energías beneficiosas del universo. Este hechizo de la abundancia y el cumplimiento de los deseos, sirve para aumentar la abundancia en la vida. Restablece sólidos nexos que harán posible que tus oportunidades y deseos sean reconocidos y satisfechos.

OBJETOS NECESARIOS:

– Una piedra roja

– Varias piedras amarillas

– Varias piedras verdes

Primero purifica las piedras que vas a utilizar, puedes ver como, aquí. Empieza el hechizo de la Abundancia sentándote tranquilamente y pensando en las razones por las que quieres que este hechizo de la Abundancia surja efecto.

Cierra los ojos e imagina raíces rojas creciendo hacia abajo desde la parte de tu cuerpo que está en contacto con el suelo. Siente la energía entrando hacia el centro de la Tierra. Dirige tu respiración hacia las raíces y siéntete sólida y bien enraizado.

Repite ahora la siguiente afirmación: “Me siento respaldada”. Coloca la piedra roja en el centro del espacio donde realizas el hechizo de la Abundancia. Una vez más repite la afirmación: “Me siento respaldada”.

Cierra tus ojos de nuevo. Visualiza rayos dorados, destellos o hilos saliendo de tu plexo solar. Mira como se proyecta en todas direcciones, llegando a todo lo que te rodea, por encima y por debajo de ti. Siéntete en el centro de una red dorada de luz. Cuando la imagen sea nítida, repite la siguiente afirmación: “Me siento alimentada”.

Coge las piedras amarillas y colócalas de forma concéntrica alrededor de la piedra roja. Cuando estén puestas repite de nuevo: “Me siento alimentada”.

Ahora cierra tus ojos una vez más. Imagina una semilla brotando hacia arriba desde la zona luminosa de tu plexo solar, creciendo hacia tu corazón. Cuando llega a tu corazón forma un gran capullo de flor verde. Mientras lo observas, el capullo abre lentamente sus preciosos pétalos verdes.

Una luz verde ilumina todo tu cuerpo y dulcemente se refleja en el espacio que te rodea. Repite la siguiente afirmación: “Tengo abundancia. Los deseos de mi corazón se han cumplido instantáneamente”. Mientras acabas de decir esto, los últimos pétalo se abren mostrando una brillante piedra o cristal verde en el corazón de la flor. Si tienes un deseo especial, concéntrate en la joya y piensa en él.

Cuando estés preparada, abre tus ojos y coloca las piedras verdes en un círculo rodeando las otras. Repite de nuevo “Tengo abundancia. Los deseos de mi corazón se han cumplido instantáneamente”.

Siéntate y observa las piedras un ratito. Puedes dejarlas como están o recogerlas en tus manos y guardarlas. Sin olvidar que la joya de la flor mantendrá tu energía durante todo el día.

Aunque el poder de los hechizos radica en la concentración de la mente, no es necesaria una concentración intensa, sobre todo cuando se desea con fuerza el resultado.

La visualización no necesita de una claridad microscópica para ser efectiva. Siente la energía de tus palabras y deja las imágenes desarrollarse por sí solas, a su ritmo. La práctica puede mejorar la nitidez de las imágenes.

Que la Sabiduría del Tarot, Ilumine tu Destino!

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados

  • PUBLICIDAD